martes, 14 de marzo de 2017

EXORCIZANDO MÚSICA BASURA



En el trabajo a menudo está puesta la radio en emisoras de música. Por algún motivo no se puede sintonizar “M-80” con lo cual han optado por “Los 40 principales” o alguna similar.

Durante todo el día repiten un puñado de canciones que, aunque no las escuches, se te meten en el cerebro y cuando sales del trabajo las sigues “tarareando”. Hay un remedio: buscar buena música para quitarte esa porquería de la mente.



 1- Se ve que Alaska/Fangoria acaba de sacar un nuevo disco. No tengo muy claro si hace varios años que saca el mismo disco con una única canción. La verdad es que desde “Naturaleza muerta”, allá por el año 2001, o como mucho “Arquitectura efímera” (2004) esta mujer no ha sacado una sola canción que merezca ser escuchada. Tengo la teoría que desde entonces sólo tiene un disco con una canción muy larga. La última parte (oficialmente la nueva canción) es algo así como: “Nananananá. ESPECTACULAR” una y otra vez de tal manera que estás en tu puesto de trabajo repitiendo mentalmente: Nananananá. ESPECTACULAR. ¡Horrible!
Alaska se puede exorcizar fácilmente con sus propias canciones. Las buenas: “Carne huesos y tú”, “Carlos baila en otra dimensión”, "Quiero ser santa", “Hombres", obviamente “A quién le importa”, "Isis", "Sacerdotisas de Baal", “La funcionaria asesina”…Cualquier cosa anterior a los dos discos citados.


2- Hay una canción que grita una mujer en un idioma ininteligible. Pregunté si se trataba de la última de Rihana aunque los gritos no me cuadraban con la voz de la cantante de Barbados. Me dijeron que era Shakira.
– Ha sacado un disco en inglés- afirmé ingenuamente.
- No, hombre, que está cantando en castellano.
¡Me ha vuelto a pasar! Cuando oigo las canciones de Shakira soy incapaz de comprender la letra aunque las cante en mi idioma. Igual va a ser que no vocaliza mucho…

- Y tres: el postre para el final.
Cada cinco minutos suena una “canción” (con perdón) que repite una y otra vez: “Pasito a pasito, suave suavesito” con una voz melosa que induce a la náusea. Es la cosa más demencial y vomitiva que he escuchado. A su lado un discurso (imbecilidad) de Susana Díaz hasta puede tener sentido. Bueno, tampoco nos pasemos...
Por lo visto esta bazofia la canta un tal Luis Fonsi. Uno que, me lo han asegurado, se ve que no tiene nada que ver con el mundo del motociclismo ni con Fonsi Nieto, que a su vez se ve que es uno (o tal vez el mismo) que corre o corría con motos. Yo no me acabo de creer que el tal Luis Fonsi no sea el de las motos. Porque con esa mierda (perdón, “caca” o eufemismo similar) lo único que no puede ser es cantante.
Por lo visto el Fonsi este canta con otro que no sé muy bien como se llama. Ni muy mal. Directamente no lo sé. Ni tengo interés alguno en saberlo. En un punto de la canción berrean: “BAILEMOOOOOS” donde deberían decir “Bailamos”.
¡Espera! Tampoco tengo muy claro que ese atentado contra el idioma sea de la misma canción del que, según dicen, no corre con motos. Pero también se oye en la radio, con lo cual si no es de esa mierda (excremento) de canción será de otra parecida: llega un momento en el que no se distinguen…
A mi lo del “bailemos” me recuerda a un conocido que es incapaz de conjugar correctamente el Pretérito Perfecto Simple de Indicativo. “Caminemos”, “hablemos”, “cantemos”, “semos”...Al principio hace gracia pero ¡cuidado! es terriblemente contagioso.



Ahora viene cuando, los que empezáis a peinar canas, me decís que desde que mis idolatrados Mecano (¡Aquello sí era música!) soltaron en “La fuerza del destino” el “contestastes que no”, todo vale. ¡Pues no! No todo vale. “contestastes” no suena tan mal como “bailemos”. Y sobre todo una canción en condiciones no suena tan mal como una que canta uno que ni siquiera es motorista. ¡Donde va a parar!

Total que para sacarse de la cabeza el puñetero “Pasito a pasito, suave suavesito” uno tiene que escuchar buena música.
Desde cualquier cosa de Carlos Núñez, hasta cualquier canción de Abba, pasando por Queen, Eurythmics, Esquirols, Juan Pardo (sí, me gustan las canciones de Juan Pardo, ¡sí!) Mecano o Sopa de Cabra…cualquiera vale para sacar de la mente esos ruidos de mierda  (excremento).
Definitivamente me estoy haciendo mayor…y no doy el perfil de concursante/espectador chony de “Gran Hermano” o de “Mujeres y Hombres y viceversa”.






martes, 14 de febrero de 2017

LEYENDO EN EL ANDÉN…





Lunes de principios de febrero. Nueve y  media de la mañana. Sentado en un banco del andén de la estación espero el tren de cercanías que me llevará al trabajo.
Como siempre en uno de los “no-lugares” que tan bien describe el antropólogo francés Marc Augé, leo, dotando de contenido ese espacio de paso.
Leo un libro grande y grueso de más de ochocientas páginas.
Se trata de una obra de Collen McCullough, sí, la autora de El pájaro espino, ambientada en la roma anterior al Imperio.
¡Bingo! Es El primer hombre de Roma, la primera de la saga.
Dado que no es un libro que te leas en un par de trayectos de 20 minutos en tren para protegerlo lo llevo forrado con un plástico.
Hasta aquí nada extraño. Hoy leo una saga de la Roma Imperial, hace unos meses leí otra sobre los Lancaster, una sobre el final de la dinastía de los Capetos y antes la de Juego de Tronos

Con una pequeña parte de mi cerebro pendiente de la llegada del tren y el resto de mi ser paseando por Roma junto a Cayo Mario sorprendiéndome de las maldades de Lucio Cornelio Sila me olvido del resto del mundo. Para eso leemos: para vivir lugares, épocas y situaciones que no podríamos disfrutar de otra forma.
De repente alguien, un hombre mayor creo, se me acerca y, con tono tranquilo me pregunta:
- ¿Me puedes decir qué estás leyendo?
Bruscamente soy arrancado de Circei donde Sila está a punto de cometer un crimen horrible…
- ¡PUES NO!- espeto con un ladrido.
El desconocido que percibe mi incrédula mirada trata de arreglar el desaguisado. Demasiado tarde. Ha tenido la mala suerte de toparse con un tauro, un lunes, a una hora demasiado temprana y sorprendido. De ahí no puede salir nada bueno.
- Tranquilo, no te voy a hacer nada. Es sólo para apuntar el título y meterlo aquí- señala un aparato de esos digitales en los que algunas personas leen.
- ¡Por supuesto que no me vas a hacer nada! ¡Pues sólo faltaría que lo intentases! Pero no te voy a decir lo que estoy leyendo. No te conozco de nada.
Me giro y vuelvo al camino de Circei con Sila. He perdido demasiado tiempo. El desconocido se marcha. Supongo. O no. Tanto me da.
Llega el tren y mientras me acomodo en el asiento pienso atónito en la escena que acabo de vivir. Estoy muy enfadado con el desconocido de marras. “¿Pero qué se habrá creído? Ir preguntando a personas desconocidas lo que leen ¿¿¿a quién se le ocurre???
Tal vez he sido un poco borde pero es que me ha pillado por sorpresa con la guardia baja que si llego a tener más tiempo le abro la jaula al “Lobogrino” y este tío se entera. ¡Pues sólo faltaría!”
A medida que pasa el tiempo voy intentando ver la escena desde la distancia. Me he sentido violentado, atacado en la intimidad más recóndita. Si el buen hombre me hubiese preguntado dónde vivo, mi número de teléfono o la talla de calzoncillos que gasto no me habría molestado tanto. Me habría limitado a reír y seguir leyendo sin más.
La escena fue absurda: un tipo lee un grueso libro tapado y otro se le acerca para preguntarle el título. El lector, sin ni siquiera mirarle a la cara, lo despide con cajas destempladas y queda rezongando.
Es evidente que el buen (o no) hombre con la excusa del título del libro quería entablar conversación. O no. Tal vez era cierto lo que me dijo. En ese caso... ¿a quién se le ocurre ir preguntando títulos de libros a desconocidos?..Claro que también cabe la posibilidad de que el individuo creyese, al ver el libro forrado, que se tratase de alguna lectura “prohibida” de alto contenido erótico o similar como para ser mostrada. En ese caso mi negativa le debió doler aún más. ¿O tal vez producir más morbo?..

Y la pregunta clave: ¿por qué me molestó tanto? ¿No le podía decir el título del libro sin más? A fin de cuentas lo acabo de hacer aquí.
¡De eso se trata!
De que para quienes amamos los libros su lectura es algo íntimo que compartimos con las personas que queremos.
Me he dado cuenta que, más allá de la temática, determinados libros los forro si voy a leerlos en los “no-lugares”. Porque quiero que nadie, o las personas a las que yo decido, sepan que estoy leyendo esa historia que en ese momento es especial para mí.
¿Os ha pasado alguna vez?
Algunas manías de los amantes de la lectura son…”peculiares”.
Sugerencia: los lunes y los martes antes de mediodía mejor acercase con cuidado…


jueves, 2 de febrero de 2017

EL ODIO SÓLO PRODUCE ODIO. CARTA A UN IMBÉCIL.



Amigo Trump: yo escribirte con palabros sencillos para tú entender…
Aunque mejor escribo “normal” como para que me entiendan personas. Total: este escrito no va a llegar y si lo hiciese no lo comprenderías de ninguna de las maneras.
Vayamos por partes:
- Ser machista y homófobo no te hace más hombre. Te hace más despreciable y sobre todo más patético. Tiene que ser duro que todas las caricias y los besos que recibes sólo los consigas gracias al dinero y al poder. Debe ser trágico poder acceder al placer y a un falso cariño sólo con dinero porque, obviando el asco que produce tu carcasa mortal, lo que hay “dentro” de ella aún resulta más repulsivo.

- Ser un racista y pretender cerrar tu país a personas de otros lugares no te hace más patriota. Sólo te hace mostrar que eres un imbécil. Un imbécil peligroso al que no le importa nada el bienestar de la ciudadanía a la que debería servir.
Porque, ente con menos tejido neuronal que una bolsa de supermercado, cerrando las fronteras y avivando el odio contra algunas personas sólo conseguirás dolor de muchas otras. “¿Cómo?, te preguntarás en tu supina ignorancia, Pues mira, majete, muy sencillo. Siempre habrá alguien más tonto que tú (créeme: “a todo hay quien gane” y tus votantes son la prueba fehaciente que eso es posible) que te haga caso y atente contra musulmanes, con lo cual habrá musulmanes radicales que sigan atentando contra quienes no lo son y así entramos en una espiral de destrucción de difícil final.
Si hubieses ido a la escuela allí te habrían enseñado que el odio sólo produce odio. Que la violencia sólo produce más violencia y más dolor, y más muerte, y más destrucción. De eso aquí sabemos bien de cuando “cierto partido político muy cercano a la cercana dictadura” “presuntamente” avivaba a un extinto grupo peligroso y... Pero esa es otra historia.
Vamos que considerando a todo musulmán, que no sea de Arabia y de los países petroleros del Golfo Pérsico, que esos son tus amigos (como los de una rémora de una dictadura que tenemos aquí que “presuntamente” hacen cosas “no muy claras con esos mismos musulmanes, pero eso también es otra historia) estás exponiendo a los ciudadanos de tu propio país al dolor, al sufrimiento y a la muerte. ¿Eso es “ser patriota”?..
A ti el sufrimiento de tu propio pueblo (como a la rémora de la dictadura de aquí) no te importa nada. A ti no te va a llegar la metralla, ni te va a aplastar el camión. Mientras tus ciudadanos mueren y sufren, tus “historias nada claras” seguirán engordando con ceros tus cuentas en paraísos fiscales libres de impuestos en tu país.
Como han hecho otros que se tienen por tan patriotas como tú.
Eres tan poco original, amigo Trump, que no haces nada que no hayan hecho ya otros.
Un nefasto día decidiste que como ya lo habías comprado todo, sólo te faltaba la sensación de ser el presidente del país más poderoso del planeta. Y, aprovechándote de la desesperación de pobres gentes sin criterio, lo compraste. El dinero lo puede todo…
O casi…Con dinero no se puede comprar la inteligencia, el carisma, la honradez, el ser persona…
Con dinero podrás doblegar voluntades, cercenar gritos, acallar voces…pero no podrás cambiar la realidad. Y la realidad, amigo, es que eres un imbécil. Poderoso y peligroso, pero imbécil.
Ya eres presidente del país más poderoso del planeta gracias a tu dinero.
Dime: ¿qué se siente cuando todos a quienes no puedes comprar afirman sin equivocarse que George W. Bush fue mejor presidente de lo que jamás serás tú?..